Los signos del zodíaco y las estaciones: el otoño

Su elemento dominante es la Tierra. El día del equinoccio de otoño la noche vuelve a reinar. Aparentemente, el Sol se aleja de la Tierra; pero, en realidad, se trata, naturalmente, de la situación contraria: es la Tierra la que se aleja del Sol en este período del año. Mientras tanto, el astrólogo observa los fenómenos celestes desde nuestro planeta. Se contenta con anotar lo que advierte.

Ahora bien, desde el lugar en que se encuentra no ve la Tierra moverse, sino el Cielo. A lo largo de los días otoñales, aumenta el frío. La humedad reaparece. La tierra ya no se muestra fértil como en primavera; pero se hace más receptiva. Aspira a ser fecundada.

Todo lo que viene de la tierra ha de volver a ella: tal es el gran principio inmutable de la vida en la Tierra y, en este sentido, podemos decir que se autofecunda. En el otoño, entra en una fase de fermentación, de regeneración. Actúan sus fuerzas secretas, sus recursos y sus riquezas interiores.

Séptimo signo del zodíaco: Libra

Segundo signo de Aire, La naturaleza se encuentra en una fase de transición suave. Fluctúa entre los calores del verano, que todavía están cercanos, y la humedad de principios del otoño.

El aire seco se humedece un poco más cada día. Mientras que la tierra roturada y labrada reposa, el hombre trabaja en el justo reparto de los frutos que le ha dado: unos atienden a las necesidades vitales, otros vuelven a sembrarse para la siguiente producción. Esta distribución corresponde totalmente a la que hace Libra.

Octavo signo del zodíaco: Escorpio

Segundo signo de Agua, Bajo el efecto del frescor creciente, la naturaleza se va despojando de su abrigo verde. Sólo se puede alimentar de ella misma para subsistir. Consume sus bienes más valiosos para regenerarse.

Para poder cosechar, es necesario sembrar, acción que implica seleccionar y sacrificar la mejor semilla con el fin de obtener una cosecha abundante. Este último sacrificio realizado para renovarse corresponde a Escorpio.

Noveno signo del zodíaco: Sagitario

Tercer signo de Fuego, El frío ya aparece. Sin embargo, la tierra ha sabido conservar en lo más hondo de sí misma la potencia del calor del verano, gracias al cual la semilla se abre. Este calor oculto, invisible en la superficie, es una promesa para el futuro.

A partir de este momento, el Fuego se hace continuo e íntimo. Es el Fuego del hogar, alrededor del cual los hombres se reúnen para calentarse cuando se acercan los fríos. Es generoso, tranquilizador, estimula las energías profundas. Es el Fuego de Sagitario, que crea y reúne.


Horóscopo mensual 2020



carta natal de una pareja
 

Comments are closed.