Las relaciones entre los signos

No se trata aquí de afirmar que Aries congenia con Leo y no puede llevarse bien con Capricornio. Las cosas nunca son tan elementales. Para determinar las hipotéticas afinidades entre dos personas, o las posibilidades de que sean felices juntas, hay que establecer cuál es su arquetipo de pareja, precisar su concepto del amor, trazar las respectivas cartas astrales y comparar las posiciones de los planetas y sus interrelaciones.
La oportuna consulta a un astrólogo puede significar una ayuda preciosa a la hora de tomar una decisión en materia sentimental. El astrólogo determina las posibilidades de futuro de una pareja analizando la carta astral de cada una de las partes y emitiendo un juicio.
Por ejemplo, si quien consulta es un hombre con valores femeninos, le recomendará que busque a una mujer con valores masculinos importantes y viceversa, en lo que se llama una unión complementaria. Es el caso del hombre sensible y soñador, necesitado de una esposa que se ocupe de él; o el de la mujer eternamente niña que, incapaz de forjarse sus propias armas, se casa con un hombre protector; o de esas relaciones de dominio y sumisión que tan a menudo se dan en muchas parejas y que suelen sorprender a la gente, que no comprende la naturaleza del vínculo que une a un hombre débil y a una mujer dominante o a la inversa. Sin embargo, dicha unión resiste el pas.o del tiempo, contra viento y marea, sencillamente gracias a la conciencia de lo que cada uno da al otro y de las propias carencias.
Hay otra clase de unión, denominada analógica. Es la que forman esas parejas bien avenidas, sin apenas tensiones, que no se pelean casi nunca. Cada una de las partes de la pareja considera a la otra como si fuera su otro yo, y viven en tan buena armonía que sólo el aburrimiento puede amenazar su convivencia.
Lo ideal sería una unión en la que se dieran a la vez relacionéis complementarias y relaciones analógicas. La proporción entre ambas se puede determinar analizando la relación entre el signo de cada nativo y su ascendente: dos personas pueden, por ejemplo, tener signos complementarios y ascendentes afines. El nativo de Tauro y la nativa de Piscis son complementarios; el ascendente Sagitario en el hombre y el ascendente Leo en la mujer son afines, etc. Con mucha frecuencia los ascendentes compensan o corrigen las discordancias entre los signos.
Pasemos, pues, a examinar las relaciones entre los signos del Zodíaco, con sus posibles puntos en común, sus modos de complementarse, sus afinidades, sus incompatibilidades y sus eventuales puntos de fricción, precisando que esta aproximación no es taxativa, sino teórica.


Horóscopo mensual 2020



carta natal de una pareja
 

Comments are closed.