Las mansiones

Así cómo la bóveda celeste se puede dividir en cuatro Palacios o Domicilios, éstos a su vez se dividen en diferentes porciones que se conocen con el nombre de Mansiones. El Cielo del Emperador es indivisible, es aquella región que circunda a la estrella Polar. Contiene a las constelaciones más importantes del cielo como son la Osa mayor y la Osa menor, que en China se conoce bajo el nombre del Remiendo. Este centro de la bóveda celeste simbolizaba de alguna manera cómo debía ser el perfecto comportamiento del emperador ante sus subditos. Dicen los proverbios chinos que al igual que Buda o que la estrella Polar, el emperador debe ser el centro de toda la vida social del país, permitiendo que todo gire a su alrededor sin sufrir alteración alguna, o por lo menos sin que se distraiga su atención.
La división de los cuadrantes celestes en Mansiones parece ser tan antigua como el origen de la

Astrología

caldea. Existen atisbos de ese tipo de reparto celeste en la antigua Astrología lunar babilónica. No es mera casualidad que las Mansiones sean veintiocho, al igual que lo son las fases lunares. En su recorrido por el firmamento, la Luna recorre cada día una porción más o menos de unos 13°, que es lo que ocuparía aproximadamente cada Mansión, de manera que cuando se dice que a un horóscopo le corresponde una Mansión concreta, se ha de interpretar que la Luna se encontraba recorriendo dicha Mansión en el momento exacto del nacimiento.

Las Mansiones que corresponden al Palacio del Oeste, morada del Tigre Blanco son:
1. El Cuerno. Señala el comienzo del año nuevo y es un día favorable para las relaciones familiares. Se verán cumplidas las pequeñas iniciativas. No es momento para pretensiones que incitan a mirar por las pequeñas e inmediatas ventajas.
2. El Cuello. En esta Mansión se producen serias decepciones, y solamente
aquellas cosas que empezaron con buen pie llegarán a algo.Todo se malogra y se pierden rápidamente las conquistas. La acción resulta devastadora.
3. La Raíz. Esta Mansión no está bien augurada, ya que todo lo que en ella se produzca traerá problemas. Lo importante es contentarse con la suerte que a uno le ha tocado. Antiguamente se consideraba un día generador de revoluciones; así mismo, los trapos sucios también salen a la luz en estos momentos.
4. La Habitación. Se goza del espacio necesario para poder realizar los intercambios
que sean necesarios. La suerte parece salvaguardar a esta Mansión, por lo que se deben iniciar aquellas empresas que sean de gran ayuda en el propio progreso personal.
5. El Corazón. Es el momento de la culminación, pero para una filosofía siempre pendiente del cambio, este momento sólo anuncia felicidad no duradera. Se puede leer el advenimiento del desastre, así que mejor es no esperar gran cosa y no aventurarse más.
6. La Cola. Buenos augurios a pesar de que en esta Mansión sólo reinen los nutrientes. Únicamente se trata de obrar adecuadamente y saber esperar para recoger los frutos tan esperados. La virtud del trabajo traerá gran fortuna.
7. La Cesta. Lo importante en esta Mansión son los comienzos. De hacerlo con virtuosismo, todo lo que vendrá será vivido con entusiasmo y muchísima alegría. La voluntad es principal en esta Mansión, sobre todo si es que se quiere disfrutar de toda la felicidad que sin duda traerá la fortuna.

Continúa >>>


Horóscopo mensual 2020
 

Comments are closed.