Componentes de la Astrología China

Así como en la

astrología

occidental las diferentes observaciones estelares se realizaban en el momento justo de la puesta o de la salida del Sol, en la antigua China se intentaron medir los movimientos de las estrellas en las horas nocturnas. Esto no quiere decir que se despreciaran eventos tan importantes como el despuntar de una estrella en el Este (que, como se sabe es el mejor indicativo para precisar una efeméride), pero se optó por dar gran importancia a la estrella Polar y a todo el cielo que la circunda. De esta forma, en la Astrología china se delimitan cuatro cuadrantes partiendo de la Estrella Polar que son conocidos como los Palacios Celestes.
Volviendo a la Astrología solar, al Astro Rey, es decir, al Sol, y a las observaciones llevadas a cabo en los momentos más señalados del día, debemos pensar en una Astrología diurna.
Por el contrario, los astrólogos chinos prefirieron trabajar de noche, buscaron la relación entre el movimiento aparente de la bóveda celeste y las horas de la noche, y de esta manera establecieron relaciones entre las posiciones relativas de la Osa Mayor en cada estación y las horas nocturnas. Y puesto que China ha optado por centrarse en la Reina de la Noche para desarrollar su Astrología, será la Luna y no el Sol la encargada de señalar en signo al que pertenece cada nativo.
La forma de dividir el Cielo en la Astrología Solar es anual, eclíptica y angular. Así cada

signo del Zodiaco

acaparará un mes aproximado del año, las relaciones entre los planetas se medirán en grados y se tendrán en cuenta las estrellas que ocupen esa región. En la Astrología Lunar las mediciones se hacen a diario, o a lo sumo entre ciclos de duración de 28 días, y se prefiere hablar de aquellas regiones del cielo que circundan a la estrella Polar.





 

Comments are closed.