La salida y la puesta del Sol

Fenómenos ordinarios, acontecimientos maravillosos

salida del solActualmente, estamos tan absortos en las preocupaciones de la vida material que algunos fenómenos naturales -los cuales, según sabemos al haberlos observado y medido con precisión, se producen en función de unos mecanismos inmutables— ya no guardan ningún interés para nosotros. De ahí que la salida y la puesta del Sol y de la Luna se produzcan a diario, a la hora prevista, según la época del año, evidentemente, sin que nos demos cuenta. Todo esto es perfectamente normal. ¿Para qué preocuparnos si tenemos tantos problemas que resolver, tareas que cumplir y deseos que satisfacer? Para nuestros antepasados era totalmente distinto.

La aparición del Sol y el nacimiento del día tenían un carácter mágico, casi sobrenatural. En cuanto al crepúsculo, para ellos era inquietante, puesto que anunciaba un período durante el cual el mundo en el que vivían estaría inmerso en la oscuridad. De manera que cuando fueron capaces de comprender que el Sol salía y se ponía en función de cierto ritmo mensurable, no lo encontraron normal. Lo atribuyeron a un verdadero don del cielo; puesto que, para nuestros antepasados, el pragmatismo jamás excluía cierto respeto y una admiración ante los fenómenos de la naturaleza, que desgraciadamente hemos perdido.


Horóscopo mensual 2020



carta natal de una pareja
 

Comments are closed.