La Luna y las emociones

La

Luna

en una

carta astral

representa en gran medida la sensibilidad de un ser. Nos informa sobre dicha sensibilidad ante el mundo y la vida, y también sobre las emociones que ese ser siente.
La conciencia, tal como la representa el Sol en una carta astral, no tiene nada que ver con la lucidez. Por más sutil que pueda parecerte, si lo reflexionas y lo observas bien, fácilmente comprenderás y admitirás que algunos seres, que dan muestras de una gran lucidez y sangre fría, no necesariamente están provistos de una conciencia clara, fuerte y singular. Por ejemplo, se puede ser razonable, serio, y al mismo tiempo carecer de voluntad, o, al revés, mostrarse muy voluntarioso, pero demostrar una falta total de moderación, rigor y lógica. Sin embargo, si bien todas esas cualidades se pueden adquirir con el tiempo y la experiencia, y son reconocibles en una carta astral gracias a la situación de Saturno, no ocurre lo mismo con la conciencia, que parece fundamentalmente adquirida por el ser desde su primer día y que espera revelarse tal como es, para que el individuo en cuestión pueda educarse, crecer y realizarse. Es, pues, mediante el ejercicio de su voluntad cómo el ser expresará y manifestará su conciencia, la cual, de entrada, en el momento mismo de su nacimiento, ya figura tal como va a ser: relativamente inmutable, inalterable y autónoma, al igual que el Sol, que es una estrella que genera por sí misma la energía que necesita para existir.


Horóscopo mensual 2020



carta natal de una pareja
 

Comments are closed.